jueves, 9 de febrero de 2012

Genes & Genopolítica

Los vínculos genéticos con la amistad constituyen un tema de interés para los investigadores. En la publicación “Correlated genotypes in friendship networks” (Proceedings of the Nacional Academy of Sciences, 18 de enero del 2012) del trabajo realizado por James H. Fowler y Jaime E. Settle de la Universidad de California y Nicholas A. Christakis de la Universidad de Harvard, los autores muestran el seguimiento realizado a genes específicos determinando la frecuencia con la que se encuentran en  amigos. Así hallaron que individuos con una variante de un gen (el DRD2),  asociado con el alcoholismo, tienden a hacerse amigos de los demás con el mismo marcador, y quienes carecen de la variante genética son más propensos a ser amigos entre sí.
Sin embargo, también se observó asociación entre las personas con una versión del gen CYP2A6 ligada a tener una personalidad “abierta”. Pero en este caso, las personas con el marcador genético se inclinan por las personas que no lo tienen.
Los autores hablan de un  “paisaje genético de un individuo” como la suma de sus propios y de los genes de sus amistades. El concepto nos lleva a pensar en la existencia de nichos genéticos dentro de las mismísimas redes sociales los cuales serían capaces de  promover o inhibir la evolución de cierto tipo de comportamiento social por disposición genética. Este comportamiento social en el campo de la política fue abordado por James H. Fowler, definido como científico social, profesor de Genética Médica y profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de California en San Diego, ha desarrollado la genopolítica, demostrando la influencia de los genes en la votación y distintas formas de asociación política a través de la identificación de tres genes asociados con la participación de votantes.  Algunas publicaciones de Fowler como:  “La biología, la política y la ciencia emergente de la naturaleza humana”,   “La variación genética en la participación política”,  “Dos genes predicen tasa de participación electoral” , “Partidismo, Votar, y el gen del receptor de dopamina D2″, constituyen una inquietante novedad en las esferas políticas internacionales.
La conclusión en el año 2000 del proyecto genoma humano iniciado en 1990 constituye un punto de inflexión en la biotecnología. A partir de ese momento se pudo establecer la estructura y característica de los 25.000 genes presentes en nosotros. Durante mucho tiempo, fue disminuyendo en forma continua  el tiempo y el costo de la técnica. Hoy vivimos una carrera acelerada para lograr el desafío biotecnológico de secuenciar el genoma humano en menos de un día a un costo accesible. La secuenciación humana masiva tendrá impacto inmediato, no sólo en biotecnología-medicina molecular, también en la posibilidad de realizar documentos con  la secuencia genética para  identificar a todos los miembros e ingresantes a un país,  de modo de poder  cotejar el ADN hallado en situaciones delictivas con un amplio marco referencial.
IBM-Roche anunciaron la posibilidad de implementación de la tecnología masiva para 2014, recientemente la empresa Ion Torrent (USA) presentó su nuevo secuenciador con posibilidad de comenzar en el 2013.
La secuenciación humana permitirá la comparación estadística masiva de las poblaciones para establecer “tipos” de comportamiento social. Información valiosa en lo político y electoral. Tal vez seamos espectadores privilegiados de la complementación inicial de las encuestas electorales (variables)  con datos genopolíticos (fijos) y a futuro del reemplazo  de los encuestadores por los genopolíticos.

Páginas vistas en total